Estafas en Japón

Japón ha sido catalogado en innumerables ocasiones como uno de los países más seguros del mundo. De hecho, de acuerdo con el sitio web The Economist, Tokio ha sido indicada en 5 ocasiones consecutivas como una de las ciudades más amigables y seguras de todo el planeta. Sin embargo no todo es «miel sobre hojuelas». En nuestros más de 10 años de experiencia viajando hemos podido identificar al menos 5 estafas en Japón que suelen apuntar directamente a los turistas tanto novatos como experimentados. ¿Quieres conocerlas? ¡Sigue leyendo!


ESPACIO PATROCINADO

ESPACIO PATROCINADO


1.- Entras gratis (pero pagas al salir): Estafas en Japón en comercios

Alguna vez un sabio dijo que «nada es gratis» y estoy convencido de que tenía razón. Los precios de las entradas a diferentes atracciones en Japón suelen ser una de las principales quejas que los turistas tienen cuando hacen su primer viaje. Por eso, cuando algo resulta ser «gratis», es altamente atractivo para los visitantes.

Esta estafa suele darse en los centros nocturnos de grandes ciudades como Shinjuku o Shibuya en Tokio. El esquema es simple: un bar, restaurante, karaoke o centro recreativo de cualquier tipo te ofrece entrar «gratis» cuando otros similares te cobran para acceder. Sin embargo, al salir te cobrarán una «tarifa» que va desde los ¥5,000 a los ¥10,000 yenes ($50-$100 dólares). Si te niegas a pagar, los responsables te dirán que eso «estaba escrito en la entrada», pero convenientemente sólo está escrito en japonés. Legalmente debes pagar, por lo que podrían llamar incluso a la policía para obligarte a desembolsar tu tarifa de salida.

Antes de entrar, asegúrate de revisar y entender todo lo que hay en la entrada del local. Si algo parece sospechoso… ¡mejor irse a la segura!

Este es un ADE-CONSEJO de viaje

2.- Era una cita, ¿verdad?: Los bares «hostess»

Esta es una estafa normalmente dirigida a los hombres, pero hemos sabido de casos que afectan a las mujeres también. El modus-operandi es el siguiente: vas caminando por alguna calle muy transitada en Japón y una persona sumamente atractiva se acerca a «invitarte unos tragos». Creyendo que es tu día de suerte, accedes a ir con ella/el a un bar que «conoce y cree que te va a encantar». Que los Dioses japoneses se apiaden de tu alma (o de tu cartera).

Luego de una noche inolvidable hablando y riendo con tu nuev@ «amig@», llega el momento de «dar el siguiente paso». Tu anfitrión pide la cuenta y te dice que debe ir al baño, por lo que se retira de la mesa. Pasa el tiempo y recibes la cuenta… ¡Más de $200 USD en bebidas y bocadillos! Aunque siempre es bueno pensar positivamente, te adelantamos que tu anfitriona no volverá a la mesa. Deberás pagarlo todo tú y enfrentar la realidad: has sido víctima de los bares «hostess».

Hay personas que actúan de esta forma individualmente, pero existen bares denominados «host/hostess club» donde japonesas y japoneses de muy buen ver te harán compañía bajo este mismo esquema, forzándote a pagar por sus consumos (y el tuyo) aún si no se desaparecen de la mesa al momento de pedir la cuenta. Esto es normal, pero te recomendamos que lo hagas sólo si realmente lo deseas. De otra forma podrías caer en un gasto que no habías planeado.

Siempre asegúrate de conocer los términos y condiciones de los lugares que visitas.

Este es un ADE-CONSEJO de viaje

3.- Monjes no tan santos: Estafas en Japón mediante la religión

Esta estafa no es exclusiva de Japón, pues la hemos visto en otros países de Asia como China y Corea. Una persona vestida de «monje» se te acerca y te extiende la mano con un amuleto. Normalmente te dirán que es gratis y que por favor lo aceptes. Si aceptas tomarlo, habrás caído en la estafa del «Monje no tan santo».

Tan pronto como lo tomes, el monje te solicitará que le des una cooperación voluntaria para poder mantenerse. Si te niegas, el monje insistirá y te seguirá hasta que consiga lo que quiere. Muchas personas optan por regresarle el amuleto, pero estos «monjes» están preparados para rechazarlo y seguir insistiendo en que debes darles una cooperación monetaria a cambio. Suelen ser tan insistentes que muchos turistas optan por darles un billete o moneda de baja denominación, pero ellos insistirán hasta que estén satisfechos con lo que les hayas ofrecido.

Los monjes no suelen caminar por las calles regalando objetos espirituales. ¡No aceptes nada gratis de supuestos «monjes»!

Este es un ADE-CONSEJO de viaje

ESPACIO PATROCINADO

ESPACIO PATROCINADO


4.- ¡Yo no pedí eso!: Cargos por servicio

Esta no es una estafa, pero es algo que ha amargado la experiencia de muchos de nuestros viajeros en el pasado. Imagina que has caminado todo el día por la capital japonesa y decides detenerte un momento para recuperar fuerzas en un pequeño restaurante local. Como traes un presupuesto ajustado, decides pedir sólo lo mínimo para poder sentarte y apreciar el hermoso local que encontraste. Tu total, según tus cálculos, es de ¥1,200 yenes.

Después de disfrutar tus alimentos y con nuevas energías para continuar, pides la cuenta. Tu total es de ¥1,700 yenes: ¡¥500 más de lo esperado! Naturalmente solicitas una aclaración al mesero, quien te dice que esa diferencia es un ajuste por sus servicios. ¡Has caído en la «estafa» de los cargos por servicio!

Aunque en Japón dejar propina es muy poco usual, este esquema es muy común y muchos autores lo han denominado como «la propina obligatoria». La peor parte es que no es normal que los restaurantes te avisen en la carta o en letreros fácilmente visibles que se te cobrará un extra, por lo que te recomendamos preguntar por ello antes de ordenar.

Estos cobros son más comunes en restaurantes que requieren un@ meser@. Si quieres evitarlos por completo, te recomendamos visitar sólo restaurantes de autoservicio.

Este es un ADE-CONSEJO de viaje

5.- Usted no pagó por eso: Entradas «modulares»

Esta última tampoco es una estafa, pero es una molestia para muchos que han caído en el error de no leer detenidamente. Como lo mencionamos antes, es muy normal que los templos, santuarios y diferentes destinos turísticos en Japón tengan un costo de entrada. Sin embargo, la mayoría de ellos tienen tarifas distintas para diferentes conceptos. Por ejemplo, algunos templos te cobrarán más si quieres visitar todos los edificios del lugar. Dependiendo de lo que quieras ver, podría ser crucial que pagues el boleto indicado al entrar.

Uno de los ejemplos más claros que tenemos sobre esto es el famoso castillo de Himeji. Se trata de uno de los castillos más hermosos e imperdibles de todo Japón, pues es de los pocos que se conserva como fue originalmente. Este castillo también tiene uno de los jardines más representativos de todo Japón, pero deberás pagar por separado para ingresar a ambos.

Si quieres entrar sólo al castillo, el costo es de ¥1,000 yenes. Si también quieres acceder a los jardines, el boleto conjunto cuesta sólo ¥50 yenes más (¥1,050 yenes en total). Sin embargo, si pagas tu boleto sólo para el castillo y luego quieres entrar a los jardines, deberás pagar otro boleto completo resultando en un total de más del doble de la entrada original (¥2,050 yenes en total). ¡Podrías ahorrar mucho dinero si planeas bien tu viaje y lees las indicaciones de las taquillas!

Si quieres evitar este problema… ¡aprende japonés! Puedes consultar nuestros consejos de estudio haciendo click aquí

¡Tenemos el mejor curso para ti!

¿Conoces alguno otro?

Estas son algunas de las estafas en Japón más comunes. Como ves, muchas de ellas son fáciles de evitar y de identificar. Esperamos que nuestra experiencia te ayude a pasar un mejor rato en Japón y evitar los malos tragos que podrías tener si no hubieras leído este artículo.

¿Conoces alguna que no hayamos incluido? ¡Déjanos un comentario y la incluiremos en nuestro siguiente artículo relacionado!


ESPACIO PATROCINADO

ESPACIO PATROCINADO


¿Te gusta este artículo? ¡Comenta, comparte y dale like!

Suscríbete en nuestro canal de Youtube

Es GRATIS y puedes participar en todas nuestras DINÁMICAS

Por Rodrigo Curiel

Me encanta compartir todo sobre Japón, su cultura, su gente y su historia. He vivido en Japón y creo que todos los países hispanohablantes podemos enseñarle y aprender mucho de ellos. ¿Tienes algo interesante sobre este país? ¡Seguro que podemos ser amigos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.